Seminario virtual CHANTAL MAILLARD Y HENRI MICHAUX Poesía, escritura y pintura

COMIENZO MARTES 6 DE FEBRERO. MODALIDAD VIRTUAL. 

14 HS (ARG) – 18 HS (ESP)
El seminario se puede cursar de forma asincrónica.
La bibliografía se entrega con la inscripción. 
 
CRONOGRAMA: MÓDULO DE 4 CLASES (6/2; 13/2; 20/2; 27/2)
 
VALOR Y MODOS DE PAGO: 

Valor por clase: $7000 (ARG) $15 USD (exterior a Argentina – Vía PayPal)

Valor módulo: $25000 (ARG) $45 USD (exterior a Argentina – Vía PayPal)

El pago se puede realizar vía transferencia bancaria, MercadoPago o PayPal (para pagos desde el exterior)

CLASES //

Clase I:

Poesía / escritura / pintura

Clase II:

Estados alterados / representación / lengua de trazos

Clase III:

Sentido inaprehensible / la mancha / la huella

Clase IV:

La vida en los pliegues / ¿qué es lo real? / el fantasma interior

FUNDAMENTACIÓN //

Henri Michaux (1899 – 1984) deconstruyó la pintura y la escritura para ensayar un acercamiento al límite de lo decible. Analizaremos en los  cuatro encuentros , la écfrasis, el ensayo, el dibujo y la poesía, en su acoplamiento misterioso para crear una estrategia de guerra contra todas las cargas metafísicas que borran el cuerpo creador de la escritura, fundamental en otros mundos como el chino o el indio. Escritos sobre pintura, de nuevo a cargo de la autora Chantal Maillard será la mirada que refracte problemas de la literatura y del arte. Chantal Maillard comenta acerca de Henri Michaux:

Traducir a Henri Michaux ha sido para mí, primero, una gran aventura de convergencias; después, un difícil regalo. Las afinidades son muchas, desde el origen geográfico, los internados de la infancia, la rebeldía, la renuncia a la propia nacionalidad, la huida a otros horizontes, hasta el gusto por el ping-pong… Pero ninguna comparable con el interés obsesivo por la observación de la propia mente. Descubrir a Michaux en ese empeño fue como encontrar un compañero de viaje y, también, en ciertos aspectos, un maestro. Michaux me enseñó el ritmo. Me señaló la manera. En esa observación, que también había sido el objetivo de mi propia travesía, en esa práctica, la distorsión del lenguaje es inevitable. Para decir lo anormal es imposible utilizar de manera convencional la lengua que dice lo normal. Para decir lo  invisible se utilizan símbolos. Pero lo invisible no es más que la negación (conceptual) de lo visible. Es relativamente fácil trastocar el lenguaje para señalarlo. Pero decir las cosas en su aparecer, en su fusión, en su velocidad, en su movimiento interno, decirlas antes de su pérdida en las palabras que nombran, antes de que queden congeladas en las determinaciones que pre(e)scriben los límites del reconocimiento, decirlas en su estar-siendo, indefinidas e infinitas, no puede hacerse con una simple inversión o un prefijo. Las cosas en su estar-siendo son aquello que aterraba a Sartre, ante la raíz del castaño, cuando tomó conciencia de que aquella raíz “existía”. No en el concepto, sino allí, ante sus ojos. Y sí, detenerse ante las cosas puede ser aterrador para quien acostumbra a vivir en el mundo de la representación (conceptual o imaginal). Expresarlas, entonces, volver a decirlas, no es algo que pueda hacerse de forma convencional. Expresarlas, por eso, es la tarea del poeta.

En este seminario indagaremos esa travesía de Maillard por la poética de Michaux para recuperar las afinidades entre la escritura, los lenguajes que se cruzan y traducen los modos de ver de cada uno y sus cruces filosóficos y estéticos.